Agro Palencia

La futura PAC nace muerta

José Luis Marcos Fernández Presidente de ASAJA en Palencia

Comparte en tus redes:

 

El nuevo presidente de ASAJA en Palencia, José Luis Marcos Fernández, se enfrenta a una época complicada para el sector agroganadero.

José Luis Marcos Fernández asumía a finales de marzo de 2022 la presidencia de ASAJA en Palencia. Agricultor de Villaldavín, hasta hoy ostentaba el cargo de vicepresidente en la ejecutiva que presidía Honorato Meneses. Su candidatura fue la única que concurría a las elecciones de la agrupación provincial. El nuevo presidente habla sobre una continuidad en las directrices que se han realizado los últimos años.

Empieza en una época complicada para el sector, ¿cómo afronta esta nueva etapa para usted?

Tomé posesión el día 8 de marzo y ya el día 20 acudí como presidente provincial a la gran manifestación en Madrid, reivindicando los problemas del sector, que son muchos. Días después también nos desplazamos con nuestros tractores a una de las movilizaciones de la huelga de transportistas, porque al final somos un eslabón más de la cadena.

¿Cuáles son y cómo están esos problemas actualmente?

El problema fundamental está en los costes de los productos. Los insumos están carísimos. Tenemos costes que se han triplicado y cuadriplicado, y luego está el problema de la cadena alimentaria. Nos lo vendieron los políticos como algo que iba a funcionar, pero de momento está lejos de solucionar nada. Seguimos con precios de décadas pasadas y explotaciones trabajando por debajo de los precios de producción.

¿Qué espera de la campaña agrícola en Palencia?

A día de hoy, la campaña de producción de cereales en Palencia está muy bien porque las lluvias nos han ido acompañando. En nuestra provincia tenemos mucho regadío, que es lo contrario, los embalses han recuperado algo pero sin llegar a ser una campaña normal ni mucho menos. A ver si podemos sembrar algo de cultivos de verde, como maíz o remolacha, porque el agua no está garantizada.

¿Y en la ganadería?

Ahí la situación es, directamente, deprimente. A mi me da pena, ya no solo por los socios de ASAJA, tengo amigos personales que están vendiendo por debajo de los costes en un trabajo que te implica los 365 días pendiente de los animales. La leche tiene precios ridículos, aunque ahora parezca que empieza a des- puntar un poco. La carne tampoco es que esté pasando ahora por un buen momento, ya llevaba antes de la pandemia y la subida de la electricidad momentos críticos, pero ahora la situación es insostenible. Eso luego no es la realidad que vivimos en los supermercados, vale igual un litro de leche que uno de agua. Por otro lado, la administración tampoco trata bien al ganadero, hay mucha burocracia, a lo que se añade la problemática de la nueva consideración del lobo al norte del Duero. Por último, destacar la ausencia de grano procedente de otros países, después del conflicto en Ucrania, que nos aportaba gran parte de los alimentos para el ganado.

¿Qué opinión le genera la nueva PAC?

Nace muerta. Antes de empezar el año que viene, una política agraria común con reducciones, muy orientada a las medidas ecológicas que luego no exigen a países de fuera. No quieren que sembremos a orilla de los cauces fluviales en las zonas fértiles. Esto es algo que no tiene perdón de Dios.  Somos ganaderos y agricultores profesionales, tenemos las mejores herramientas y podemos aprovechar ese espacio. Luego con el conflicto de Ucrania, nos han dado este año la opción de poderlo sembrar con girasol, pero pedimos que dejen también otros cultivos. A la PAC que está preparada para el año que viene hay que darle una vuelta y hay que cambiarla en muchas cosas.